.

Si antes no pasa otra cosa; para que Peña deje los Pinos faltan

¿Qué se va a acabar primero?

viernes, 28 de noviembre de 2014

¡Oh! ¿y ahora...quién podrá defendernos?


Soy de la generación que vio nacer el programa de Chespirito, cuando pasaba en Canal 8 y éste era independiente de Televicentro después Televisa. Por eso el personaje se llamaba el Chavo del 8, porque pasaba en Canal 8.
Siento un poco de pudor al decir que no me perdía el programa, aunque después de dejar la niñez me empezó a cansar la repetición de sus muletillas y sus risas grabadas. Ya en la edad adulta me resultaba inexplicable que la gente pudiera divertirse con un programa que poco le faltaba para calificarlo de soso.
Años después fue una sorpresa para mí ver como mis hijas pertenecientes a una generación un tanto más espabilada que la mía también se divertían con los programas de Chespirito, puede ser que la ingenuidad y la candidez no tengan realmente edad y solo necesitamos de unos cuantos estímulos para reírnos de simplezas.
A pesar de los defectos de estos programas, los personajes de Chespirito tenían varios puntos a su favor: El Chapulín Colorado era un defensor de la justicia que no tenía super poderes, solamente contaba con su chipote Chillón, una pastillas de chiquitolina y sus antenitas de vinil, era más bien un antiheroe, más cercano al hombre común que a Superman. por cierto recuerdo que alguna vez apareció en un episodio un personaje caracterizado como el Tío Sam interpretado por Ramón Valdés y que tenía sus poderes en una bolsa de dólares que llevaba consigo, lo que ya nos habla de una posición ideológica nacionalista y antiyanqui de Chespirito.
Yo vivía en el Colonia Guerrero y el Chavo del 8 vivía en una vecindad muy parecida a la que yo alguna vez habité y de las que había muchas en ese barrio. Además el aspecto desarrapado del Chavo era muy parecido al de muchos chavos de la Guerrero con los que yo convivía y como él siempre tenían hambre y con los que a veces compartía la torta que mi mamá me daba para el recreo. Se podría decir que el universo del chavo era una extensión de la realidad de la que yo era testigo.
Por otra parte Chespirito nos mostraba con el Chavo el lado oscuro de la sociedad que abusa de los pobres, y con más saña si no se pueden defender como un niño que además es huérfano.
En fin, se dice que de los muertos no se deben decir cosas negativas porque ya no pueden defenderse por eso tal vez sea políticamente incorrecto decir ahora que Chespirito se colocó en el lado opuesto a mis posiciones ideológicas cuando realizó la campaña aquella contra la despenalización de la interrupción del embarazo y cuando dijo que Fox era el mejor presidente que había tenido México.

No hay comentarios.:

Temas afines que se han publicado en este blog:

Related Posts with Thumbnails