.

Si antes no pasa otra cosa; para que Peña deje los Pinos faltan

¿Qué se va a acabar primero?

sábado, 14 de noviembre de 2015

Atentados en París. Es la hora de decidir de que lado estamos.

Según mi ideología personal, lo más importante de todo cuanto existe es la vida y la dignidad humana. Vida humana y dignidad humana están por encima de cualquier concepto, valor o ente; encima del dinero, de causas políticas, de la Patria, incluso por encima de Dios.

Por eso no puedo estar de acuerdo con tácticas de lucha política que atenten contra la vida y la dignidad humana, no puedo estar de acuerdo con normalistas enviando a sus compañeros de nuevo ingreso a secuestrar camiones a Iguala, no puedo estar de acuerdo con maestros rapando a sus compañeros para castigarlos por no acatar acuerdos de asamblea...

Por eso no encuentro válida la justificación de rafaguear a transeuntes y parroquianos, estallar bombas y realizar ataques suicidas; con el argumento de que así se castiga a Occidente por su rapacidad sobre los pueblos islámicos.

Cada crímen de Occidente le resta calidad moral, pero combatir tales crímenes con crímenes sólo da por resultado que la Humanidad entera logra empatar en la degradación.

Confieso que no entiendo ni madres de todo ese asunto del conflicto entre el Islam y Occidente, me parece que hay demasiada intolerancia en el Islam. Al acudir a la Historia en busca de explicaciones me encuentro que hubo un tiempo, allá por la Edad Media en que el Islam era el ala incluyente de la Humanidad y Occidente el ala intolerante. Allí donde estaba asentado el Islam convivían musulmanes, judíos y cristianos, ahora sí que en santa paz y florecían las artes y las ciencias. ¿Qué pasó después?

Me parece que estamos en uno de esos momentos en que la polarización de las partes nos obliga a tomar una posición clara, por mi parte no veo que los combatientes islámicos estén a favor de las aspiraciones progresistas, no los veo a favor de la paz, el cuidado del ambiente, la igualdad de géneros,la lucha contra la pobreza, etc. Más bien creo que su obsesión por su propia interpretación de la religión colocaría -de ganar esa facción del Islam- a todas esas aspiraciones progresistas en la hoguera donde ardieron los volúmenes de la Biblioteca de Alejandría.

No hay comentarios.:

Temas afines que se han publicado en este blog:

Related Posts with Thumbnails