.

Si antes no pasa otra cosa; para que Peña deje los Pinos faltan

¿Qué se va a acabar primero?

lunes, 13 de octubre de 2014

¿Cómo hacer que la juventud participe en política?

Un amigo colombiano me preguntó acerca de cómo hacer que los jóvenes se interesen en participar en política, por otra parte una compañera activista del Istmo se preguntaba por qué, ante la (oficialmente hasta el día de hoy ) desaparición de normalistas por la policía de Iguala, no se alzaba por lo menos una revuelta de indignación popular.
Para ser sincero yo no sé las respuestas a esas preguntas, lo único que puedo hacer es reflexionar sobre ello:
El asunto podría tener una respuesta muy simple de decir: que se organicen. Pero a la hora de ponerlo en práctica se encuentra uno con las primeras dificultades.
Antes de analizar los "cómo hacer" hay que dejar establecido que la participación política de la juventud será pacífica o no será.
Las fuerzas que se oponen a un cambio social están muy bien pertrechadas, por lo que recurrir a la violencia es ir a una lucha perdida de antemano. Tales fuerzas tienen de su lado a la policía y al ejército, por lo que una piedra de un manifestante es respondida por balas del otro lado, tales fuerzas tienen a los jueces y las cárceles de su parte y además han hecho las leyes.
Por lo que, lo único inteligente para la juventud es moverse de manera pacífica, organizada y no salirse un milímetro de las leyes.
Ser pacífico no es ser cobarde, ser violento no es ser valiente. Por cualquiera de las vías que se opte se tiene que tener la certeza de que la lucha será larga, por lo que mantenerse vivo y libre es una prioridad para poder aportar lo más posible al movimiento. Un militante muerto no le sirve a nadie, uno preso además distrae fuerzas de sus compañeros porque se tienen que ocupar en liberarlo en vez de realizar sus objetivos. Hay personas que, cegadas por sus emociones, ven en las acciones violentas una vía rápida, la Historia nos demuestra todo lo contrario.
Una vez establecida la superioridad táctica de la vía pacífica paso a plantear la actitud que debe tener el promotor o proselitista. La persona que quiera convencer a otra de sumarse a su causa debe primero hacer acopio de humildad y sinceridad, el hecho de tener conciencia política y militar en un movimiento político no lo hace superior al que no tiene tal conciencia ni militancia, solamente han tenido distintas circunstancias por lo que debe despojarse de toda soberbia para acercarse a quien quiere convencer.
Otra característica del promotor es la sinceridad, si no se tiene ésta no será posible convencer a nadie ; dice Luis González de Alba:"una persona que se está muriendo de sed rechaza un vaso de agua si advierte que hay una actitud altanera o una intención maliciosa en quien se la da". Lo mismo pasa cuando se trata de hacer proselitismo; si el promotor se presenta con aire de sabelotodo y perdonavidas, si mantiene una actitud de "yo estoy bien tú estás mal" lo más seguro es que no logre convencer a nadie y por el contrario se gane la antipatía para él y para su causa.
¿Por qué los jóvenes no quieren participar de la actividad política y prefieren vivir de fiesta y regetón? No soy más que un observador de la vida cotidiana y de la gente, por eso es posible que me equivoque en le diagnóstico que voy a dar, tal vez debería basarme en datos, encuestas, entrevistas, sesudos estudios, pero no es así, para dar respuesta a la pregunta con que inicio este párrafo solamente uso mi intuición.
Trataré de explicar mi respuesta con un par de ejemplos: Alguna vez escuché esta anécdota: Un señor llegó a su casa y en cuanto vio a su esposa empezó a hacer el recuento de su desesperada situación económica: lo habían despedido sin la debida indemnización, no tenían un peso ahorrado, tenían muchas deudas...la esposa preguntó -¿cuánto dinero nos queda?- cien pesos- respondió el hombre- ¡entonces vamos al cine!
Otro ejemplo es histórico: Cuando en mayo de 1945, el ejército rojo plantó su bota en Berlín, civiles y tropas pelaban casa por casa mientras muchos oficiales del ejército alemán se fueron de parranda a los burdeles berlineses. ¿Por qué?
Porque para el que ve todo perdido, para el que ya no hay ninguna esperanza, no queda más que entregarse al hedonismo y al nihilismo, así es la naturaleza humana.
Esto quiere decir que la apatía de los jóvenes surge de la derrota y la desesperanza. Ahora muchos jóvenes dicen que no vale la pena estudiar y obtener un diploma porque a final de todo ese esfuerzo no lograrán conseguir un empleo o conseguirán uno en el que no aplicarán sus conocimientos; por lo que tampoco vale la pena esforzarse en un trabajo mal remunerado.
La desesperanza también invade la vida personal, muchas chicas opinan que no vale la pena casarse ni fundar una familia , en fin, hay explicación para la apatía de los jóvenes.
Lo positivo de esto es que, si mi diagnóstico es correcto, se puede extraer una línea de acción. Si la apatía y la abulia de los jóvenes proviene de la falta de esperanza, entonces no sirven de nada los discursos ni los sermones, no sirven los argumentos más lógicos, lo que el promotor debe hacer es darle esperanza a los jóvenes... Fácil de decir aunque laborioso de llevar a cabo pues hay que empezar a formular las propuestas que den tal esperanza.
Ahora paso a cómo organizar a los jóvenes; a lo largo de la Historia hay muchos ejemplos, tomo dos: Jesús de Nazaret no fundó el cristianismo con una gran organización de masas, solamente empezó con doce discípulos y el resto lo sabemos todos.
Otro ejemplo de organización es el de el Partido Comunista; sé que para muchas personas mencionar a este partido les hace fruncir el ...ceño, pero solamente voy a referirme al aspecto organizativo. En un mal resumen digo que el PC de la época del bolchevismo formaba sus cuadros al interior del Partido, una vez capacitados estos promotores iban a las fábricas y los barrios obreros a buscar dos cosas: una cosa que buscaban eran las necesidades de los obreros, la otra eran a los líderes naturales.
Los líderes naturales son aquellas personas a los que los demás les hacemos caso siempre, aquellos a los que todos escuchamos cuando hablan. En todos los grupos humanos están presentes.
Los agentes del PC localizaban a estos líderes y los asesoraban para formar sindicatos, organizar huelgas, etc. Un buen ejemplo de esta forma de organizar lo pueden leer en la novela "En dudosa batalla" de John Steinbeck.
Con estos dos ejemplos pretendo comunicar la necesidad de acercarse a los jóvenes en su medio natural, de identificar sus necesidades, de localizar a los lideres y de renunciar a los delirios de grandes organizaciones masivas pues grandes sueños conducen a grandes fracasos. Lo más realista es fijarse objetivos alcanzables a cada paso y pugnar por pequeñas organizaciones de tipo horizontal y autogestivas.

No hay comentarios.:

Temas afines que se han publicado en este blog:

Related Posts with Thumbnails