.

Si antes no pasa otra cosa; para que Peña deje los Pinos faltan

¿Qué se va a acabar primero?

jueves, 2 de noviembre de 2017

Pedro Páramo. Juan Rulfo

No fue intencional leer Pedro Páramo justamente entre el 31 de octubre y el 2 de noviembre, pero reconozco que no hay mejor momento que éste para leer esa novela.

Tal vez una definición de Literatura que podría aventurar sería: el arte de la síntesis. Escribir sobre la vida, la muerte, el amor, siempre tiene que ser de manera sintética, no hay papel que alcance para escribir todo lo que hay que escribir al respecto. Una vez oí decir a un escritor que Guerra y Paz de Tolstoi era un bloque de granito, así de sintético, y eso que tiene por lo menos 1200 páginas distribuídas en dos tomos.

Por eso resulta notable el comentario de Tahar Ben Jelloun: "Pedro Páramo es para mí un libro amuleto, una especie de objeto mágico, pues Juan Rulfo lo ha dicho todo en tan pocas páginas. Muy rara vez me he encontrado ante tanta densidad".

Al leer esta novela uno entiende por qué Rulfo no volvió a publicar nada, digo, la siguiente obra después de Pedro Páramo tendría que ser de una cálidad superior, si no para qué escribirla, y pues eso ya es demasiado arriesgarse.

Las reflexiones que me deja Pedro Páramo giran en torno a la Eternidad, el Cielo, el Purgatorio y el Infierno.

En algunos momentos, la Iglesia Católica define el Cielo (bueno, en realidad habla de la Gloria), como la contemplación del rostro de Dios. Esto me hace pensar que en esa circunstancia tan especial, la Eternidad equivale a un instante.

La Iglesia Católica ha dicho que el Limbo nunca ha sido definido como verdad de fe, en cambio el Purgatorio y el Infierno sí lo son. Así que sí para ti la fe católica es realmente fundamental en tu vida, no hagas caso de lo que a continuación escribo:

Generalmente se dice que en Pedro Páramo se refleja la idiosincracia del pueblo mexicano respecto a la muerte, especialmente en esa convivencia entre vivos y muertos que se da por estas fechas. Rulfo no lo dice, pero es posible que Comala sea una especie de Limbo para personas que no lograron obtener la absolución. En el universo de Pedro Paramo no parece haber lugar para el Purgatorio, de otra forma no sería posible ni la idiosincracia del pueblo mexicano, ni la novela de Rulfo, pues todos los parientes recordados el Dia de muertos y todos los personajes de Pedro Páramo ya estarían en el Purgatorio.

En cuanto al Infierno, me adhiero a la tesis de mi amigo Carlos, que citada de manera defectuosa dice: Dios es infinitamente justo, pero el Infierno castiga de manera eterna pecados cuyos efectos son temporales, por lo tanto no sería justo castigar a nadie con el Infierno.

Bueno, Pedro Páramo es una novela muy cortita y es la mitad de la obra de uno de los más grandes escritores mexicanos, así que no veo pretexto para que no lo la leas.

No hay comentarios.:

Temas afines que se han publicado en este blog:

Related Posts with Thumbnails