.

Si antes no pasa otra cosa; para que Peña deje los Pinos faltan

¿Qué se va a acabar primero?

viernes, 23 de octubre de 2015

La Madre. Máximo Gorki



La edición de Porrúa contiene un prólogo que cubre tres aspectos: El contexto histórico, político y artístico de la obra y el autor; la biográfía del Máximo Gorki y la estructura de la novela.

Permíteme una pequeña digresión: Yo nací un año después de la Crisis de los Misiles, que es uno de los grandes capítulos de la Guerra Fría, a muchas personas de mi generación esta polarización ideológica nos marcó; todo lo que se decía de la Unión Soviética era escuchado con desconfianza y pasado por el filtro de la sospecha de ser propaganda de uno u otro bando.

Si se toma 1991, año del derrumbe de la Unión Soviética como el año del Fin de la Guerra Fría, tenemos entonces que después de 24 años todavía quedan restos de los reflejos ideológicos a juzgar por el recelo con el que leí el prólogo de este libro.

El personaje que le da nombre a esta novela, Pelagueia Nílovna Vlásova, es una típica mujer de las bajas capas de la sociedad de principios del siglo pasado, pobre, analfabeta y sometida a un marido brutal; pero un día ésta última condición mejora en un 100% cuando queda viuda y con este cambio se sucede otro, empieza a ser testigo de la evolución de su hijo Pável, que a través del estudio autodidacta se va convirtiendo en un joven distinto a los demás de su comunidad y va ganando ascendencia sobre sus compañeros de clase social.

La transformación es dificil para la madre, pues sus camaradas se reunen en su casa para estudiar y debatir y lo que se discute en tales reuniones choca frontalmente con el condicionamiento a que ha sido sometida por la propaganda zarista y por la religión.

Por organizar una manifestación para celebrar el 1° de Mayo, Pavel es encarcelado. Esto da un nuevo vuelco a la vida de Pelagueia que de testigo se convierte en militante de la célula de la que forma parte su hijo y trabaja como correo para distribuir libros y periódicos prohibidos por el zarismo.

¿Una novela es sólo ficción? Yo no lo creo, me parece que más bien el novelista nos habla de la realidad que observa y la ficción es sólo el embalaje en el que nos presenta sus observaciones.

De las observaciones de Gorki en "La Madre" me impactaron cuatro : la alegoría que es el personaje de La Madre; el cristianismo como tema recurrente a lo largo de la novela, el origen de los miembros de la célula; y finalmente el frío.

Hay pueblos en cuya idiosincracia la figura de la madre es central; por supuesto el pueblo mexicano y su culto a la madre y a la Vrigen de Guadalupe, también están los españoles para quien España es nada menos que la Madre Patria; en el pueblo judío la madre también es central y lo mismo para el pueblo ruso que designan a su país como La Madrecita Rusia.

Es claro entonces que Pelagueia Nílovna Vlásova es una alegoría de la Madrecita Rusia; empobrecida, sometida, ignorante y sometida por el terror que imparte el Zar por medio de la represión y la Iglesia por medio de las amenazas de la condena al Infierno.

A pesar de que la Madre no entiende del todo las discusiones de sus compañeros de célula, poco a poco el contacto con las ideas la van liberando de las cadenas psicológicas que la han sometido durante toda su vida; en las últimas páginas, la madre tiene el valor para invitar a gritos a una multitud a la rebelión con un "¡no tengan miedo, no hay infierno más terrible que el que ahora viven!"

Máximo Gorki manifiesta en esta novela el reconocimiento de todo lo que le deben las ideas socialistas al cristianismo: "la verdad os hará libres" es la consigna de la célula revolucionaria, encontrar la verdad, analizarla, discutirla y divulgarla a través de libros, periódicos y discursos distribuidos de manera clandestina.

En un pasaje de la novela, la esposa de un mujik (campesino sin tierra, el equivalente mexicano serían los jornaleros) con la que la Madre tuvo necesidad de pasar la noche en su casa, comenta:
"-Usted no reza; yo tampoco creo en Dios" a lo que la Madre responde: " De Dios no le sé decir, pero creo en Jesucristo: "Ámense los unos a los otros", en eso creo".

El hijo de Pelagueia es, naturalmente, obrero y está encargado de reclutar a más obreros, pero en la célula militan profesoras, burócratas y especialmente hijas de "Señores" es decir lo que en México llamariamos en estos tiempos "niñas bien"; chicas que se hicieron concientes de la injusticia social de su tiempo y decidieron dedicar su vida a luchar del lado de los explotados por sus padres.

Una de las condiciones que hacen más dura la vida en Rusia es el frío, Gorki logra transmitir lo despiadado de ese factor en su novela.

El final de La Madre es tan abrupto como turbulento, en mi opinión deja muchos cabos sueltos, tal vez como sugiriendo que si bien terminaba la novela no terminaba la historia de la Madrecita Rusia.



No hay comentarios.:

Temas afines que se han publicado en este blog:

Related Posts with Thumbnails