.

Si antes no pasa otra cosa; para que Peña deje los Pinos faltan

¿Qué se va a acabar primero?

viernes, 16 de enero de 2015

Los libros de los Macabeos

Una excelente reseña que escuché de los libros de Los Macabeos me hizo recordar aquel viejo proyecto de leer completa La Biblia, me hizo recordar también que abandoné el proyecto cuando ya iba en las primeras páginas de Reyes.
La reseña era tan buena que me movió a leer los libros de los Macabeos. Las personas que me conocen de cerca, al verme con La Biblia en la mano exclamaban: ¡este hereje leyendo la Biblia, ahora sí se va a acabar el mundo!
No creo que la lectura de la Biblia (ni de cualquiera de los textos considerados sagrados) deba ser exclusiva de las personas religiosas. La Biblia bien puede ser abordada como la excelente obra literaria que es, y en la que encontramos magnífica prosa, poesía y crónica.
Por ejemplo los libros de Los Macabeos son crónica, ahora, hay que decir que no debemos esperar un crónica rigurosa, periodística o histórica, hay que ir prevenidos de la intención religiosa y de exaltación a los héroes judíos del cronista, para ello son de mucha utilidad los pies de página que por lo menos el ejemplar de la Biblia de Jerusalén, tiene, con muchas aclaraciones históricas, arqueológicas y geográficas.
¿Te parecería interesante una crónica que empiece con: Alejandro Magno rey de Macedonia..? Bueno, a mí me parece de lo más interesante. Resulta que Alejandro Magno conquistó todo el mundo conocido en la Antigüedad, incluido el país de los judíos.
Alejandro tenía una peculiar forma de conquistar: dejaba todo como lo encontró, no trataba de imponer la cultura helénica a sus conquistados, por lo que los judíos bajo Alejandro podían seguir siendo judíos, pero Alejandro se murió, sus generales se repartieron sus conquistas y al que le tocó Judea no le pareció que los judíos se resistieran a la helenización y trató de imponerla por la fuerza, fue entonces que surge la rebelión de los Macabeos, primero el padre: Matatías, al morir éste lo sucedió Judas, el original Macabeo ( macabeo era un apodo de Judas, significa martillo), y así fueron luchando su resistencia armada por seguir siendo judíos, muerto Judas , su hermano Jonatan quedó al mando, luego Simón y por último Juan Hircano, que ya no se relata en los libros de los Macabeos.
Muchas reflexiones y observaciones se puede extraer de estos textos. Por ejemplo la manera como la religión puede formar parte de la identidad nacional. En nuestros días, con el Estado laico y la libertad de creencias podría parecernos que, por ejemplo, rendir culto a la Virgen de Guadalupe no define nuestra mexicanidad, aunque sea un culto muy importante; pero en la Antigüedad la religión era lo fundamental: se era judío por creer en Yahvé, se era griego por creer en Zeus y todos los dioses del Olimpo, egipcio por creer en Ra y todo el panteón egipcio y síguele contando...
Así que la religión era (y sigue siendo) un factor de poder político y económico. Esto explica el porqué para los gobiernos es más fácil lidiar con una sola religión que con muchas o peor con gente que no tiene religión.
Entre las observaciones que se pueden hacer está la cantidad de concepciones religiosas que estos libros legan al cristianismo, no en balde la Iglesia Católica incorpora estos libros al Antiguo Testamento (los judios no los incorporaron a la Torá porque los manuscritos originales no están en hebreo sino en griego), y hasta hace poco que los descatalogaron, estuvieron dentro del Santoral los Santos Macabeos. De los libros de los Macabeos surgen conceptos como el martirio, la resurrección, la intercesión de los muertos (los santos).
La cultura occidental a la que pertenecemos (nos cuadre o no nos cuadre) tiene en la Biblia una de sus raíces fundamentales, así que, si queremos aprender algo de nosotros mismos, tenemos que arrimarnos a ella de vez en cuando.

No hay comentarios.:

Temas afines que se han publicado en este blog:

Related Posts with Thumbnails